jueves, 5 de septiembre de 2013

La mente en el corazón

Desde siempre escucho que la mente domina la razón, la inteligencia y la comprensión. Y por otro lado, en oposición, actúa el corazón, que gobierna las emociones, las pasiones y el cuerpo. Frases como “a mi cuerpo le pasan cosas”, “pensar con la cabeza”, “tener sangre fría”, suponen que el corazón y la mente funcionan de forma separada.

¿Qué pasa cuando nos preguntamos "Qué es esto?", qué significa un puñado de arroz, una cucharada de azúcar, una tarde de lluvia, qué son diez pesos, un auto, una casa, un amigo?

Hay un significado que todos convenimos y entendemos, pero el significado verdadero se lo da, o lo encuentra, cada uno. La representación del verbo ser (como comenté en la entrada anterior) es (shì), un sol con sus propios pies. Yo creo que la comprensión se da dentro de cada persona en cada momento. Un sol sobre sus propios pies tiene el poder de darle un sentido, basado en su percepción individual.  Entonces, el significado es esa especie de comprensión de los sentimientos.


       
  • (xiǎng), pensar, considerar, desear: Sobre el corazón (xīn) está (xiāng), observar, evaluar, que a su vez se compone de 目 mù, ojo, a la  derecha  de 木 mù, árbol. El ojo del corazón observando desde un punto fijo, el árbol.

  • (sī), reflexionar, meditar, pensar: Sobre el corazón (xīn) está (tián), un campo cultivado. El pensamiento que se cultiva y crece en el campo, la tierra de nuestro corazón.

  • (yì), voluntad, intención y deseo; significado: Sobre el corazón (xīn) está (yīn), sonido, compuesto por (lì), estar de pie, y (rì), Sol. Podemos pensar en el sonido que sale de nuestro corazón como motor de la voluntad o podemos ver la voluntad como un sol, que se pone de pie sobre nuestro corazón. (yì) también quiere decir significado: el sentido interno de las palabras como símbolos, se da sobre nuestro corazón.

En todos estos casos, donde corazón (xīn) se encuentra en la parte inferior del caracter, también se da la idea, como pensaban los antiguos chinos, de que la vida y el movimiento se originan  abajo y se dirigen hacia arriba. No se trata del corazón superado o reducido por las ideas que están por encima, sino del corazón como base para ellas.

En los siguientes caracteres, el corazón, en este caso (xīn), está al costado:

        
  • (dǒng), comprender, entender: Tiene a la izquierda corazón (xīn), a su derecha  (dǒng), que arriba tiene (cāo), hierba, y debajo, (zhòng), importante, de peso. La comprensión se da de la mano del corazón, como una cuestión importante, de peso, que llega a lo profundo, a las raíces.

  • (wù), despertarse, darse cuenta: A la izquierda tiene corazón-mente  (xīn), a la derecha tiene (wú), yo o nosotros, compuesto por (wǔ), cinco, sobre (kǒu), boca, abertura. El número cinco quizás haga referencia a los cinco elementos, dando un sentido totalizador: nuestro corazón que se vincula  a través de las bocas o aberturas de nuestros cinco sentidos, transmitiendo una idea de hacer consciente, de iluminación.

Hay muchos otros caracteres, como por ejemplo inteligente  (cōng), recordar  (yì), olvidar  (wàng), aspiración  (zhì), concebir 怀 (huái), que también se fundamentan en el corazón. Por eso cuando traducimos "corazón" del chino, muchas veces necesitamos decir "corazón-mente".

Doy gracias a la sabiduría de los ancestros que nos pasaron estas letras escritas con corazón. El corazón como centro de nuestra percepción y nuestro pensamiento. El corazón como base de nuestra construcción de la realidad. En este mundo plagado de ilusiones, lo único que sabemos es lo que sentimos. Ahora, también comprendo la estupidez humana, fuente de toda crueldad. Es la que no tiene corazón para comprender.                                                                  

3 comentarios:

  1. Muy buena reflexión. Pero al final las cosas se hacen sin pensar. Meditar ayuda a tomar conciencia de lo que acaba de decir. El corazón es el mestre, la mente el comandante. Me gustó mucho su artigo.
    Sandra

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reflexión. Pero al final las cosas se hacen sin pensar. Meditar ayuda a tomar conciencia de lo que acaba de decir. El corazón es el mestre, la mente el comandante. Me gustó mucho su artigo.
    Sandra

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir tu comentario, Sandra y qué bueno que te interesó. Me gustó tu imagen del corazón y la mente. Después contame si tenés un blog o una actividad relacionada con este tema.

    ResponderEliminar