martes, 24 de mayo de 2011

Cantando


El cantar tiene sentido. El cantar tiene sentido, entendimiento y razón.
La buena pronunciación. La buena pronunciación, el instrumento, el oído.
Canción popular venezolana.

El taichichuan es una disciplina muy accesible. Todas las personas que pueden caminar, pueden practicarlo. Sin embargo, aunque es accesible, no es obvio. Es sencillo, pero no es fácil. Es suave, pero no es flojo. Es tan elemental como el agua y el aire, profundo como el océano.

La técnica del taichichuan no sólo es sutil. Viene de un país tan remoto cono la China. ¿Cómo podemos hacer para aprenderla? Observamos y practicamos sus formas, porque ellas se refleja la esencia del taichi. La forma, como forma que expresa un contenido, funciona como el lenguaje, como un código coherente y capaz de relacionar y transmitir sus contenidos.

Un lenguaje es muy complejo y de vasto alcance. Así como en nuestra vida desarrollamos nuestra lengua materna sin parar, en el arte, los diferentes lenguajes se desarrollan de los modos más diversos. Cualquier arte consiste en el arte de ejercitar su lenguaje específico. Y yo creo que todos, desde nuestras más tierna infancia, tenemos la capacidad de desarrollar el lenguaje.

Pero cualquier lenguaje artístico demanda que la persona ponga en juego la totalidad de sus capacidades. Por eso pienso que el arte es una vía confiable para entrar en el taichichuan y conocer sus formas, que son sus técnicas. Además, pienso que cuando esto sucede, el arte puede ser un soporte donde se arraiga el espíritu, para crecer entrelazando las formas de ese lenguaje.

El espíritu del taichi es todavía más elusivo y misterioso. Sin embargo, inagotable y profundo, nos llena de energía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario